Por el Medio Ambiente

Por el Medio Ambiente

Concienciación ambiental

Según los estudios llevados a cabo por la Junta de Andalucía con respecto a la incidencia del «Cambio Climático» en nuestra Comunidad, en el período 2011-2040 se prevé un descenso del 10,3% en el valor medio de las lluvias para nuestra provincia, y un incremento de la temperatura anual media de 1,51ºC, subiendo algo más las temperaturas máximas que las mínimas. Además, es previsible que existan cada vez más frecuentemente, episodios de fuertes lluvias torrenciales.


Por todo esto, debemos emplear el recurso agua de una forma sostenible: No se trata de gastar menos agua, sino de gastar la necesaria para cada actividad concreta.

Cada año se acumulan bajo nuestras aguas entre 300 y 500 millones de toneladas de residuos tóxicos entre metales pesados, disolventes, compuestos orgánicos de síntesis, lodos y otros materiales procedentes de la actividad humana en general.


Del orden del 70% de la basura producida en el mundo acaba en los fondos marinos, y en menor medida en los sedimentos de las aguas continentales, a menudo sin ningún tipo de tratamiento de descontaminación previo.

La presencia de estos materiales de muy diversa toxicidad en los caladeros de peces provoca fuertes pérdidas económicas, erigiéndose además en un grave elemento de riesgo para la salud humana.
Como conclusión, lleva a cabo en tu domicilio una eficaz práctica de segregación de residuos (sólidos, líquidos) a fin de que cada uno pueda ser gestionado de la manera más ambientalmente eficaz.

5.000 niños mueren cada día en el mundo por enfermedades relacionadas con el agua (cólera, tífus…) especialmente en los países del tercer mundo. A esta situación contribuye de forma dramática la contaminación del medio hídrico: alrededor del 70% de los desechos industriales son vertidos sin tratar al medio acuático en los países en vías de desarrollo. Además, entre 3 y 5 millones de toneladas de petróleo son arrojadas al mar todos los años (conscientemente o por accidentes varios) poniendo en serio peligro los ecosistemas marinos de todo el planeta.
Ya que tienes la suerte de vivir en un país desarrollado y puedes consumir agua salubre y limpia con total garantía, ni la malgastes, ni la contamines innecesariamente en tu domicilio: cuanto más contaminada llegue a la estación depuradora, más difícil será descontaminarla para verterla luego al medio natural en una situación adecuada.

Trabajos en vía pública.

Tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta están cubiertas de agua, pero Sólo el 1% del agua de La Tierra es apta para el consumo, al ser el resto agua salada (mares) o estar congelada en los casquetes polares siendo por tanto de difícil aprovechamiento.


De continuar el ritmo actual de consumo, en el año 2.025 el ser humano consumirá el 90% de las reservas de agua dulce del planeta, con una muy desigual distribución entre los países desarrollados, unos 1.000 millones de habitantes que disponen de unos 150-400 L/habitante y día, y los países en vías de desarrollo, unos 5.500 millones que sólo cuentan con 30 L/habitante y día, y en muchas ocasiones con menos de 5 L/habitante y día de agua de consumo. De la importancia de no malgastar nuestra agua potable un dato: un grifo goteando supone una pérdida de entre 30 y 90 L al día, mucho más de lo que se dispone en la mayoría de los países en vías de desarrollo para toda una jornada…

Cuando se habla del Agua se tiende a pasar por alto una cuestión fundamental en relación a los otros bienes de primera necesidad que habitualmente se usan: pan, leche, combustibles. Y es el de considerar que se trata de un proceso global cerrado que comporta la captación, potabilización, distribución, recogida de aguas usadas (saneamiento) y depuración de aquéllas. Los demás bienes y productos básicos finalizan su ciclo en el productivo, controlándose su calidad y la de los productos de partida, y distribuyéndose después a la población para su empleo. El pan, la leche, los combustibles… se generan y se consumen convirtiéndose, en una parte más o menos importante, en residuos cuya gestión se encomienda a otros sectores productivos distintos.

EDAR El Molar.

En el caso del Agua, el propio sector es el que se ocupa de recoger los residuos asociados a la misma (aguas residuales domésticas, urbanas e industriales), vehicularlas hacia un punto común de recogida en nuestras ciudades, depurarlas convenientemente y verterlas a cauces públicos para de esta forma cerrar el Ciclo Integral del Agua. Además, siempre se controla su calidad (agua bruta, potable –incluso en el propio domicilio del usuario- y residual)  así como la de los subproductos generados en todo el proceso.

Es decir, en la gran mayoría de los demás sectores de producción de bienes y servicios se aborda la producción de los mismos, no la gestión de los subproductos asociados. En pocos sectores productivos, como en el del Agua, se hace más por preservar el Medio Ambiente. Por ello, el consumo responsable del agua, y la práctica de no incorporar a nuestras aguas residuales residuos, ni líquidos, ni sólidos no permitidos, es una forma eficaz de contribuir al respeto por nuestro entorno y el de nuestros hijos.

Trabajos en vía pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.